Novedades

Protagonistas: “Me siento orgullosa de servir a los niños”, Blanca Bolivar.

Cocina todos los días para 150 personas en el centro de El Chamical, en Jujuy. Es madre soltera de 9 hijos y siempre trabajó para ellos. Agradece la oportunidad de poder ayudar a otros chicos a través de Porvenir NOA. 

“Me encanta cocinar. Aprendí mirando a mi mamá y después probando cómo mejorar las recetas. Gracias a eso pude trabajar para criar a mis hijos“, cuenta Blanca, que trabaja como cocinera en Porvenir NOA hace dos años. Para ella, lo más gratificante de la experiencia es poder contribuir al trabajo que se para mejorar el presente y futuro de los chicos.

¿Cómo es un día en habitual en su vida trabajando en Porvenir?

Para llegar a la escuela salgo de mi casa a las 6:15 y viajo con profesores y chicos. Todos ayudamos a subirlos y bajarlos y acompañarlos a cruzar la calle. Apenas llego preparo el desayuno y enseguida seguimos con el almuerzo y la merienda. Me gusta usar el horno de barro porque cocina bien parejito.

¿Qué es lo que más le gusta preparar?

A mí lo que más me gusta es lo dulce: preparo leche planchada, arroz con leche, pastafrola o maicenitas. No se si será por lo que me gusta la cocina, pero no me canso. Igual a los chicos es gusta todo, ¡Nunca dejan nada! 

Blanca relata su trabajo en el comedor de Porvenir con simpatía y entusiasmo. Es evidente su amor por el oficio y el orgullo de poder ponerlo al servicio de los niños, niñas y adolescentes que asisten al Centro de Día de El Chamical.

El Programa me parece hermoso porque contiene a los chicos. La pasan bien y aprenden muchas cosas.

¿Cuál es su relación con los chicos?

¡Los chicos se arriman a uno con tanto respeto! Cuando estoy trabajando me preguntan: ¿Qué va a cocinar Blanquita?. Entonces yo les explico porque son muy curiosos. A veces me piden un vasito más de jugo o un pedazo de pan y se los doy con cariño. Me quedo tranquila con servirles, porque son niños y tienen que comer bien.

¿Qué significa Porvenir para usted?

Yo siempre digo que gracias a Porvenir he conocido a mucha gente buena y me he dado cuenta de muchas cosas. El Programa me parece hermoso porque contiene a los chicos. Hay muchos que si no pueden ir a otro lado, terminan trabajando en el tabaco. En cambio, si vienen a Porvenir, la pasan bien y aprenden muchas cosas.

Blanca se despide con una sonrisa y vuelve para estar atenta al horno de barro donde se están cocinando las pizzas para el almuerzo. Gracias a ella, y a muchos otros colaboradores, docentes, y especialistas, los chicos beneficiarios del Programa encuentran en los Centros de Atención, cuidado, contención, y ejemplos a seguir.

 

 

PorvenirProtagonistas: “Me siento orgullosa de servir a los niños”, Blanca Bolivar.